Criptomonedas y NFT: todo lo que debes saber

En este artículo estaremos disertando sobre las criptomonedas y NFT (Non -Fungible Token), qué son y por qué deberías prestarles atención si es que aún no le has dado la importancia tan vital que poseen.

Criptomonedas

Las transacciones digitales que utilizan las instituciones bancarias en línea e interfaces de pago unificadas son comunes en la actualidad. A medida que continúa el avance tecnológico en el espacio financiero, el próximo gran cambio que se producirá no será en la forma de pago sino en el instrumento en sí mismo, con el cambio de moneda del modo físico al virtual.

Las monedas virtuales o criptomonedas, de las cuales bitcoin y ethereum son los ejemplos más destacados, continúan cobrando impulso, a pesar de la volatilidad en su valor, las preocupaciones de los ambientalistas en torno a su huella de carbono y los desafíos regulatorios cada vez mayores.

La criptomoneda es una moneda digital que no está administrada por el estado, descentralizada (peer to peer o red de pares) y basada en código abierto. Un software de código abierto proporciona una plataforma que permite la creación de una moneda privada y una plataforma para que los usuarios realicen pagos con esa moneda virtual.

La siguiente estadística atestigua su creciente popularidad: bitcoin tenía un precio de $1 en abril de 2011 y en abril de 2021 su precio alcanzó un máximo de $64.000 (en mayo de 2022 cerró alrededor de los 30.000 dólares). 

Además, cuando las valoraciones de las monedas en todo el mundo se desplomaron el año 2020 debido a la pandemia de COVID-19, el valor de las criptomonedas mostró una tendencia inversa, con valores que aumentaron más del 800%. 

Aunque inicialmente las transacciones en criptomonedas eran principalmente especulativas, las instituciones financieras tradicionales, como los bancos, están comenzando a ofrecer servicios vinculados a las inversiones en criptomonedas que están experimentando una gran demanda por parte de los clientes.

Tokens no fungibles: NFT, nuevos niños en el barrio

En medio de la charla sobre las criptomonedas, es posible que recuerdes que la casa de subastas Christie’s vendió un collage de 5000 imágenes digitales titulado «Everydays—The First 5,000 Days» como NFT por $ 69 millones en marzo de 2021. 

La venta elevó al creador de la obra, Mike Winkelmann, alias Beeple, a la altura de David Hockney y Jeff Koons, los únicos dos pintores vivos que han vendido a tales precios. 

Poco tiempo después, Jack Dorsey vendió su primer tuit (del 21 de marzo de 2006) que dice «just setting up my twttr” (acabo de configurar mi twttr), como un token no fungible (NFT) por más de 2,9 millones de dólares. Ejemplos como estos hacen que la moda exagerada que rodea a los NFT sea difícil de ignorar.

Qué es un NFT

Pero, ¿qué es un NFT? Esencialmente, es un archivo encriptado digitalmente, o “token”, que registra la propiedad de un artículo; podría ser una obra de arte digital o un video de un momento icónico en el deporte o un tweet. Estos tokens son “no fungibles”, es decir, los activos a los que pertenecen son “únicos” y no pueden intercambiarse fácilmente por un bien similar a un precio similar. 

Por ejemplo, un NFT para “Everydays” de Beeple no se puede intercambiar con una NFT para cualquier otra imagen creada por él, al igual que en el mundo físico, no se puede reemplazar “La noche estrellada” de Van Gogh con su autorretrato donde le falta la oreja.

Además, aunque en teoría, el alcance de los NFT podría ser un artículo digital o del mundo real, por ejemplo, una zapatilla de deporte única en una línea de moda de tirada limitada, en la actualidad, uno escucha con mayor frecuencia sobre las NFT para el contenido digital.

Un NFT solo puede tener un propietario oficial a la vez y cuando compras uno se convierte en tu propiedad legal. Es más seguro que una transacción digital típica porque los registros se mantienen en blockchain, lo que ofrece un registro público que es”inhackeable” y ayuda a combatir el robo. 

Para intercambiar un NFT, se necesita usar criptomonedas: Christie’s recibió $69 millones por “Everydays” en Ether (Ethereum).

Crear, o técnicamente hablando, “acuñar” un NFT, requiere una billetera digital o wallet compatible con el mercado en el que deseas crear tu NFT, después de lo cual, puedes cargar el archivo que deseas “tokenizar”. 

Dichos tokens se crean utilizando el mismo tipo de programación que las criptomonedas y la creación puede implicar el pago de tarifas a la plataforma. Del mismo modo, cuando un comprador compra un NFT, también puede incurrir en una «tarifa de transacción».

Por ejemplo, el intercambio de criptomonedas más grande de la India, Wazir-X, lanzó recientemente el primer mercado de ese país para NFT, un mercado que se ejecuta en una plataforma de cadena de bloques creada por la empresa matriz de WazirX, Binance, uno de los intercambios de cifrado más grandes del mundo. La plataforma presenta obras de arte exclusivas de artistas, fotógrafos y profesionales de los medios de comunicación de la India y otros países del sur de Asia. Según los informes, WazirX cobra a los creadores una tarifa de servicio del 5% sobre las ganancias de cada venta. 

Potencial del mundo NFT y la propiedad intelectual (PI)

Los NFT tienen el potencial de dar a luz a una nueva generación de artistas, músicos, escritores y creadores de contenido digital. 

Así como los sitios de comercio electrónico como Amazon permitieron a los fabricantes vender sus productos directamente a los clientes y modificaron, e incluso eliminaron, los roles tradicionales de los intermediarios, utilizando el medio de NFT, los artistas pueden publicar y vender su trabajo directamente en los mercados, sin la necesidad. de agentes, especialmente viendo lo fácil que puede ser para un individuo construir una comunidad de fanáticos en las plataformas de redes sociales.

Considera este ejemplo. Un escritor crea NFT en una plataforma adecuada, cada uno vinculado a una copia digital de su libro. Cada comprador que compra un NFT de este tipo recoge su copia específica de ese título y la paga mediante una transferencia directa de dinero a la billetera digital del autor. Además, los NFT se pueden agrupar con contratos inteligentes: contratos digitales establecidos en código que se pueden programar para ejecutarse automáticamente cuando se cumplen las condiciones predefinidas.

Si después de comprar un NFT, un propietario decide ponerlo a la venta (piensa en librerías de libros usados, pero en línea), un contrato inteligente podría garantizar que el autor siga recibiendo un porcentaje de regalías sobre las reventas. 

La industria editorial de libros tradicional también se beneficia. En el caso de un libro en papel, muchas partes ganan un porcentaje de cada venta: con NFT y los contratos inteligentes, los pagos contractuales pueden integrarse en una transacción que se traduce en pagos automáticos e inmediatos para todas las partes.

Significativamente, en el ejemplo anterior, los activos en cuestión son libros, pero los compradores de NFT solo reciben el título de una copia particular de un libro. Los derechos de autor subyacentes en el libro permanecen con el autor/editor. 

De hecho, la venta de NFT no solo implica contratos inteligentes, sino que también suele ir acompañada de términos y condiciones basados ​​en texto que limitan los derechos de propiedad intelectual (PI) exactos que se transfieren. Dicho esto, si planeas comprar “Everydays” de Beeple, sería prudente asegurarte de que las condiciones de venta te transfieran todos los derechos de autor de la imagen.

Hay otras formas en que las NFT podrían afectar la propiedad de la PI. En abril de este año, IPwe, el primer mercado mundial de patentes (basado en cadenas de bloques) anunció planes de trabajar con IBM para crear la infraestructura para representar patentes como NFT y almacenar los registros en una red de cadenas de bloques.

La tokenización de la PI permitiría que las patentes se vendieran, intercambiaran, comercializaran o monetizaran de otra manera más fácilmente y traería nueva liquidez a esta clase de activos para inversores e innovadores. 

Se espera que esto beneficie no solo a las grandes empresas que tienen una propiedad intelectual significativa, sino que brindará nuevas oportunidades a las pequeñas y medianas empresas e incluso a los propietarios individuales de propiedad intelectual. Estos NFT se almacenarán y compartirán en la plataforma IPwe, alojados en IBM Cloud y con tecnología de IBM Blockchain.

Se planea un ecosistema más amplio que incluya instituciones financieras, aseguradoras, empresas y otras partes interesadas en patentes en los próximos meses para respaldar el uso y el intercambio de patentes tokenizadas utilizando estas nuevas tecnologías.

Hasta aquí todo bien. Pero también se han informado casos de personas que crean NFT para activos que no son de su propiedad legal

Para los propietarios de marcas comerciales, pueden surgir preocupaciones sobre el uso sin licencia de su nombre de marca en relación con un NFT. Si las disputas relacionadas con el uso indebido de la propiedad intelectual, o las disputas en torno a los términos de un contrato inteligente, se presentaran ante un tribunal de justicia, sería un territorio desconocido tanto para los jueces como para los profesionales. 

De manera ilustrativa, la transferencia de activos de PI a través de acuerdos digitales puede ser difícil de hacer cumplir en este momento a menos que vaya acompañada de un acuerdo recíproco en papel.

Leave a Reply